Alopecia

Información

El primer paso para solucionar la alopecia es realizar un buen diagnóstico, ya que cada tipo tiene un tratamiento y una evolución diferente. Algunos problemas se pueden solucionar con medicamentos pero en la mayoría de los casos la mejor solución es el trasplante de pelo obtenido del propio paciente.

Es muy importante acudir a un dermatólogo para obtener un diagnóstico del problema. Estos son los tipos de alopecia más frecuentes:

  • Alopecia reversible: normalmente la caída del cabello se debe a carencias alimenticias. En este caso la calvicie se produce por un exceso de renovación de cabello. Pero una vez que solucionamos el problema se recupera el pelo.

  • Alopecia irreversible: La causa más frecuente de calvicie es la hormonal o alopecia androgénica que constituye el 90 % de todos los casos. Afecta a un 65% de los hombres y entre un 15 y 25 % de las mujeres.
    La causa es una predisposición hereditaria que determina una mayor sensibilidad de los folículos pilosos a la acción de la hormona masculina “dihidrotestosterona”. La testosterona actúa disminuyendo el ciclo vital del cabello alterando el ciclo de caída y regeneración. A veces ocurre por enfermedades originadas en el equilibrio hormonal (ovárico, suprarrenal o hipofisiario). Pero en la mayoría de los casos no existe ninguna patología asociada a la pérdida de cabello.  La alopecia androgenética afecta en el hombre a la coronilla y la región frontal y temporal (entradas) del cuero cabelludo, respetando la nuca y regiones laterales. En la mujer la alopecia tiene un patrón diferente, más difuso, apareciendo las clareas en la zona central pero respetando las entradas.

 

Trasplante de pelo

A la espera de dar con la solución médica definitiva a la calvicie, el trasplante capilar continúa siendo la mejor técnica para tratar a la mayoría de los pacientes con alopecia androgenética. El trasplante consiste en extraer folículos pilosos del propio paciente, de la parte posterior de la cabeza (zona donante), para reimplantarlos en la zona de calvicie. El 92’8 de los trasplantes se realizan en la cabeza y el 7’2 restante en zonas del rostro como las cejas o las pestañas.
El pelo del cuero cabelludo no sale de uno en uno, sino en grupos de 1 a 4 pelos conocidos como unidades foliculares. Pues bien actualmente la técnica de trasplante que se utiliza es la conocida como “trasplante de unidades foliculares”, lo cual indica que todos los injertos que se trasplantan son unidades foliculares.  Esto implica que el resultado del trasplante hoy en día es totalmente natural e indetectable, a diferencia de los trasplantes que se hacían hace ya más de 20 años en los cuales se empleaban punches de gran tamaño que daban un resultado artificial como de “pelo de muñeca”.
Para extraer las unidades foliculares de la zona donante se pueden emplear dos métodos:

  • Método abierto: llamado también técnica de la tira. Básicamente la técnica consiste en extirpar, bajo anestesia local, una banda de piel de la zona occipital del cuero cabelludo de la cual se diseccionan los injertos de pelo al microscopio. Esta técnica requiere de una labor en equipo, normalmente compuesto por el médico y 3 o 4 asistentes que van diseccionando las unidades foliculares. 

  • Método FUE: Es otro método de extracción de las unidades foliculares. Se extraen las unidades de la zona donante  una por una, bajo anestesia local, usando un punch circular de 1mm de diámetro.

Tanto sea la obtención de los injertos mediante el método abierto o FUE, la inserción de cada injerto o unidad folicular en la zona receptora se lleva a cabo de uno en uno, bien con pinzas especiales o con implantadores diseñados específicamente para esta técnica. Por esto los trasplantes son sesiones muy largas que pueden durar desde 4 a 8 horas dependiendo de la cantidad de unidades foliculares a trasplantar, y en ocasiones suele ser necesario realizar más de una sesión a intervalos de 8-12 meses aproximadamente. 

 

Resultados

El pelo “nuevo” empieza a salir a partir de los tres – cuatro meses tras el trasplante y permanece para toda la vida. Por regla general, el porcentaje de crecimiento de los injertos trasplantados es del 80-90%.
Por ser cabello del propio paciente tiene las mismas características de color y brillo, puede cortarse y peinarse normalmente.