Dieta proteinada

Qué es

La dieta proteinada, que no hiperprotéica, es un régimen alimenticio para perder peso que se realiza bajo estricto control médico.



En qué consiste

En mantener la ingesta diaria de proteínas de una alimentación normal disminuyendo radicalmente el consumo de hidratos de carbono y grasas.
La primera fuente de energía del cuerpo son los hidratos de carbono. Cuando los eliminamos de la dieta, exceptuando niveles mínimos necesarios, conseguimos que se agoten las reservas guardadas en los músculos y el hígado (glucógeno muscular y glucógeno hepático). Como consecuencia, el cuerpo comienza a ‘tirar’ de su segunda fuente de energía, la grasa almacenada en nuestro cuerpo.



Cómo se lleva a cabo

La dieta se sigue en varias fases que establecerá un especialista en nutrición, de forma que nuestra alimentación sea sana y correcta:

  • Primera fase:
    se hacen cinco tomas diarias con productos proteinados. Existen varios laboratorios farmacéuticos en el mercado que proporcionan preparados de estos alimentos. Los productos proteinados se combinan en la comida y la cena con verduras de una lista definida.
  • Segunda fase:
    Aproximadamente a partir de unos cinco días, se va sustituyendo el producto envasado por proteínas naturales procedentes de los alimentos, determinadas carnes y pescados. Según avanzamos con la dieta y la pérdida de peso, vamos introduciendo el resto de los alimentos de la pirámide alimenticia, como la fruta, más verdura, arroz o pasta.

Es importante seguir todas las fases para ir estabilizando el peso perdido, para evitar una recuperación del peso y el temido efecto yo-yo. Si nos saltamos fases y tomamos alimentos no permitidos, el organismo deja de quemar grasas y tardará entre 3 y 4 días en volver a comenzar el proceso.



Cómo responde el organismo

Una vez se comienza a usar la grasa como fuente de energía, que será aproximadamente a partir del tercer día de seguir la dieta, nos encontramos con mayor vitalidad y con menor sensación de hambre.
Cuando continuamos con la dieta y a medida que se disminuye de peso, se van introduciendo en la dieta los hidratos de carbono de menor a mayor índice glucémico. De esta forma se estabiliza el peso perdido y se evita el temido efecto rebote.



Indicaciones y resultados

Está indicada para grandes pérdidas de peso, entre 15 y 60 kg, y para este tipo de personas es muy estimulante porque los resultados se aprecian enseguida y el paciente se siente muy motivado. La duración de la dieta depende del peso a perder y de las características de cada persona.
Es una dieta sin consecuencias negativas para la salud, siempre que esté dirigida por un profesional de la nutrición.