Liposucción

liposuccion

Qué es

La liposucción, también conocida como lipoescultura, es una técnica quirúrgica empleada para eliminar depósitos de grasa de determinadas zonas del cuerpo, incluyendo las mejillas y el cuello, los brazos y las mamas, el abdomen, las nalgas, las caderas y los muslos, y las rodillas y los tobillos. La liposucción no es un sustituto a la pérdida de peso, sino un método para retirar acúmulos localizados de grasa que no responden ni a la dieta ni al ejercicio.

Procedimiento

Anestesia

Si la cantidad de grasa que se va a eliminar no excede la cantidad, tamaño corporal y cirugía, se podrá con anestesia local más sedación o en algunos casos anestesia epidural. Si la liposucción se realiza en grandes zonas o se van a tratar varias áreas distintas, se emplea anestesia general.

Técnica quirúrgica

Se realiza una pequeña incisión para poder introducir un tubo hueco de unos 2mm, llamado cánula de liposucción. El otro extremo de la cánula se une a una máquina que produce vacío o a una jeringa especial que extraerá la grasa. El cirujano mueve la cánula entre los depósitos grasos situados bajo la piel, rompiendo la grasa y succionándola.

Post-liposucción

Tras la cirugía se coloca una faja sobre la zona tratada para controlar la hinchazón y el sangrado y para ayudar a la piel a adaptarse al nuevo contorno. Se recomienda llevarla durante 2 ó 3 semanas, y luego sólo durante el día, unas semanas más, dependiendo de cada caso. También pueden administrarse antibióticos para prevenir la infección. Las áreas de la liposucción estarán hinchadas y con hematomas y se puede tener una sensación de quemazón. El dolor puede aliviarse con la medicación. Puede perder sensibilidad en la zona tratada; no se preocupe, retornará.

La curación es un proceso gradual. Es recomendable que comenzar a caminar tan pronto como sea posible (para prevenir la formación de trombos venosos), pero no se pueden realizar actividades intensas de 2 a 4 semanas. Los puntos se retiran entre los 5 y 10 días, y se puede volver a trabajar en 2 ó 3 días, o como mucho, tras 2 semanas desde la intervención. El hinchazón y los hematomas desaparecerán en el primer o segundo mes tras la liposucción; sin embargo, una mínima inflamación puede mantenerse durante 6 o más meses.