BLOG


mar

20

2017

Rejuvenecimiento de las manos

El paso del tiempo y el exceso de sol dejan huella en la piel del dorso de las manos con la aparición de manchas- llamadas léntigos- y la pérdida de volumen. El aspecto de las manos suele delatar la edad e incluso en algunos casos nos pone años, de hecho hay personas que presentan un rostro joven y cuidado y unas manos envejecidas. Tanto las manchas como la pérdida de volumen tienen solución. Podemos tratar ambos problemas por separado o combinar los tratamientos para conseguir un rejuvenecimiento integral de las manos. El tratamiento recomendado para eliminar las manchas sería el láser y después realizaríamos una infiltración de ácido hialurónico para devolver volúmenes y rejuvenecer el aspecto general de las manos.

Las manchas suelen aparecer con la edad y están causadas por un exceso de radiación ultravioleta, pero aparecen a veces en personas jóvenes que han abusado mucho del sol, especialmente los fototipos de piel clara.

Este tipo de manchas son lisas, de color marrón claro y planas,, son lesiones benignas y su única repercusión es estética. Las eliminamos con láser en una sola sesión. Utilizamos el láser Alejandrita que tiene afinidad con la melanina y actúa con las manchas como una goma de borrar. Al ‘disparar’ con el láser sobre las manchas éstas desaparecen y en su lugar surgirá después una pequeña costra, donde antes estaba la mancha, que caerá transcurrido unos 15 días. Hay que tener en cuenta que la piel del dorso de las manos tarda más en cicatrizar que la del rostro. Después del tratamiento, es importante utilizar a diario una crema con un alto grado de protección solar en las manos para prevenir la aparición de nuevas manchas. Las manchas que eliminamos no vuelven a aparecer.

Además de las manchas, el paso de los años produce una pérdida de volumen y aparición de arrugas en las manos por la pérdida de colágeno y elastina. Este problema se puede corregir infiltrando ácido hialurónico y otros materiales de relleno capaces de regenerar la piel desde dentro y devolver el volumen. Las infiltraciones se realizan mediante unas cánulas muy finas que se introducen en unos puntos concretos. El efecto es casi inmediato y no hay que retirarse de la vida laboral, aunque en algunos casos se puede inflamar la zona durante un par de días.

Deja un comentario

Su email no será publicado. Los comentarios serán revisados previamente a ser publicados. Los campos marcados con * son obligatorios.