alopecia difusa

Alopecia difusa: ¿qué es?

La alopecia difusa, más conocida como alopecia androgenética difusa, se caracteriza por una pérdida de densidad del cabello en distintos grados y en diferentes zonas de la cabeza. Aunque es más común y visible entre el sexo masculino, según los últimos informes y datos de los expertos, este tipo de alopecia puede afectar hasta a una cuarta parte de la población femenina en algún momento de su vida. Si es tu caso, sigue leyendo.

Síntomas de la alopecia difusa

Cuando hablamos de los síntomas que están asociados a este tipo de patología cabe remarcar que pueden variar en función de la persona y de su edad. Es muy frecuente que vaya relacionado con el período de la menopausia, ya que la producción de estrógenos disminuye considerablemente. Sin embargo, puede aparecer en cualquier momento, ya que tiene una parte genética de mucho peso.

Los síntomas que puedes notar son: pérdida de cabello, pérdida de su densidad y más sensibilidad a las temperaturas, causada por dicha pérdida. Generalmente, se diagnostica en las áreas central y parietal de la cabeza o se manifiesta en una mayor visibilidad de las líneas del cabello.

Causas de la alopecia

Tal como te hemos avanzado, puede ser debido a factores genéticos, pero también a otras enfermedades, falta de nutrientes, variaciones hormonales o incluso otras patologías, como el trastorno de la conducta alimentaria. Para ello, es fundamental que consultes con especialistas, como los profesionales de la Clínica Ordas, para valorar qué puede estar causándola y ofrecer el tratamiento más adecuado para tratarla.

Tratamientos y cuidados

Por suerte, existen tratamientos muy efectivos para tratar esta enfermedad. Tanto en hombres como en mujeres, gracias a los últimos avances en la ciencia, se puede tratar y curar. Sin embargo, es importante valorar los distintos grados, en función del patrón de calvicie que presente la persona. Por el contrario, no tratarla a tiempo o dejar pasar un largo período hasta iniciar el tratamiento puede causar un agravamiento del problema, provocando así más pérdida de pelo y que esta sea aún más visible e intensa.

Entre las opciones más recomendables existe la cirugía de injerto capilar (la técnica FUE y FUSS), así como complementos basados en suplementos nutricionales y naturales. Además de las soluciones farmacológicas de uso tópico como el minoxidil, también se usa el tratamiento de mesoterapia capilar o la combinación de ambos para un efecto más inmediato. Como siempre, estas soluciones disponibles deben ser indicadas por un profesional médico y no deben autoadministrarse nunca.

La duración del tratamiento dependerá en gran parte de la gravedad de la alopecia y del tiempo que haga que se ha empezado con la pérdida. Sin embargo, la mayoría de personas afirman haberse recuperado en un período de un año.

¡No sufras más y contáctanos! Nuestra misión es ayudarte.

Deja un comentario

Ir arriba