Rejuvenecimiento láser

\"manchas-melasma\"

Una de las principales indicaciones del láser en dermatología es la del rejuvenecimiento. El láser consigue disminuir arrugas, eliminar manchas y cicatrices y mejorar el tono y la textura general de la piel con unos resultados totalmente naturales.

En Clínica Ordás contamos con dos programas de rejuvenecimiento con láser, según el nivel de envejecimiento de la piel, las necesidades de cada paciente y el tiempo con el que cuenta para la recuperación.

Para pieles con un envejecimiento moderado o que quieran prevenir y mantenerse jóvenes por mucho tiempo, recomendamos el tratamiento con láser fraccionado.

Los láseres fraccionados han supuesto una verdadera revolución en dermatología para el rejuvenecimiento facial sin cirugía porque no necesitan tiempo de retiro social o laboral.
Los láseres fraccionales tratan todos los signos de la edad – manchas, arrugas e imperfecciones- con resultados muy satisfactorios en pocas sesiones, sin apenas tiempo de recuperación y sin efectos secundarios. Clínica Ordás cuenta con láseres fraccionales como Fraxel o Icon, ablativos y no ablativos, que permiten realizar un tratamiento a medida de las necesidades de cada paciente.

Los láseres fraccionales tratan la superficie de la piel de forma parcial. En cada sesión, y según el tipo de láser, se trata un porcentaje de la superficie cutánea, lo que permite que el tejido de alrededor de la zona tratada quede intacto y ayude a la recuperación de las células dañadas. Por eso se necesita una media de tres o cuatro sesiones para lograr un rejuvenecimiento integral. Son capaces de apuntar con precisión a zonas microscópicas de la piel, dejando el extracto córneo intacto.

En función de los parámetros a los que se trabaje se pueden conseguir unos resultados u otros, borrar arrugas finas o profundas, eliminar cicatrices de acné, estrías y mejorar el tono y la textura general de la piel.

Para pieles maduras o con un fotoenvejecimiento importante, recomendamos el tratamiento con láser Resurfacing. Es la técnica más completa que existe para lograr un rejuvenecimiento intensivo y profundo de la piel sin necesidad de cirugía. Consigue los mismos efectos que un lifting pero sin alterar la expresividad del rostro.

La técnica se realiza con láser CO2 que barre toda la capa superficial de la piel, eliminando manchas, arrugas y cualquier otro signo de envejecimiento facial. Además, el calor del láser produce una respuesta inflamatoria que provoca una regeneración del colágeno y la elastina, como consecuencia la piel nueva es más tersa y firme que la anterior. Para conseguir mejores resultados, se combina el Láser de CO2 con el uso de láser Erbio, más indicado para trabajar en determinadas zonas.

Es un procedimiento invasivo que se realiza con sedación, ya que elimina capas de piel, por lo que el paciente debe permanecer retirado de la vida social y laboral durante al menos un mes. Durante este tiempo la piel pasa por varias fases, primero de descamación y después de enrojecimiento, hasta la total repitelización. Todo el proceso estará controlado muy de cerca por el dermatólogo.

Ir arriba